sábado, 30 de junio de 2012

¡Allí estabas!

Foto de la red


A mi espalda te sentí. 

Tu aliento me llegaba, 
mi corazón desterrado para amar 
en mi pecho se desbocaba 
deseando llegases a mí. 

A mi espalda te tuve. 

Sin volverme para averiguar 
donde tus brazos querían llegar, 
mi cuerpo comenzó a temblar 
y a girarme me retuve. 

A mi espalda te adivine. 

¡Sabías que te esperaba! 
Que la ansiedad me ahogaba, 
que mi sangre corría acalorada 
y mi voz, en la garganta afiné. 

Y a mi espalda te olvide. 

Te tuve tan próximo, que en tu pecho 
apoye mi cabeza sin decoro, 
tu aliento llegó a mi cuello 
y sin pensar en mi destierro 
me dí la vuelta y te abracé. 

Copyright © Fini López Santos








2 comentarios:

  1. Estremece hasta los cimientos del alma y más sentidos. ...
    Bellísima! !!


    Besos

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tramos por pasarte y comentar.

      Besos

      Eliminar