viernes, 29 de abril de 2022

Falso pacto


Foto de la red.

Contando Semanas con Sindel.
Semana - 17 - 2022

Palabra
Pacto

No me interesan perdones
cuando es mínimo el esfuerzo
en aprender a respetar.
No me interesan satisfacciones
de falsos celos enfermizos,
primero aprende a valorar.
Cuando la soberbia aflora
y el egoísmo peldaños sube
pateando a todo aquel que
camina por su izquierda
sin entorpecer el transito,
no valen falsas palabras
que afloran en tu boca
con prepotencia y desprecio.
No me interesan tus pactos
de tres al cuarto,
tu verborrea me da nauseas,
tu jocosa risa, penosa es
y tu figura se destiñe ante
mis ojos, como la lluvia
arrastra de la pared el polvo.
No me interesan perdones
ni pacto de buenas intenciones.

Copyright Fini López santos











martes, 26 de abril de 2022

Déjate soñar


Foto de la red

Amelia Earhart, pionera en la historia de la aviación.
Fue una aviadora estadounidense, célebre por sus marcas de vuelo y por intentar el primer viaje aéreo alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial.


(Reto De Abril) Tema: "Déjate soñar"

De nuevo sola en aquel departamento esperando ser atendida.
- Espero que esta vez me concedan el permiso.
Lo tenía difícil pero ella mujer decidida se hartó de depender de un hombre para conseguir 
sus sueños y vivir una vida libre, sin mordaza alguna.
- Me pondrán verde y todas las trabas posibles por ser mujer. Lo sabía y lucharía por 
cambiar aquello, esta vez no iba a dejarse vencer, estaba decidida.
- Perdón, ¿Cuándo seré atendida? Llevo tres horas esperando y ya comienzo a perder la calma.
- Señorita no moleste, cuando llegue su turno la avisaré.
Era antipático y sus ojos mas bien despedían destellos de rabia con un rictus amargo en 
sus labios.
Me estaba impacientando y mi cabeza empezó a tramar alguna travesura para que me tomase 
enserio el tal aspirante a jefecillo de tres cuartos.
Su mesa era amplia y en algún momento dejaría de haber visitas, sería el momento justo 
para jugársela.
- ¡De esta saldré victoriosa!
En un descuido del prepotente oficinista, se coló bajo la mesa, fue fácil, su agilidad y la ropa 
adecuada hicieron el resto.
Según la gente, vestía como un señor y todo por llevar pantalones.
Cuando regreso a su silla, como una niña mala tocó la pernera de su pantalón con el pie 
y un respingo le hizo perder el equilibrio en la silla, sus ojos atónitos y su cara todo un rubor, le refirmaron que había sido una buena idea.
- Salga de ahí por el amor de Dios, me esta comprometiendo, a saber que pueden pensar de mí, 
si alguien la descubre.
No se dejó amilanar y continuo con su travesura, haciendo oídos sordos a sus palabras, susurrándole bajito y socarronamente.
- No voy a salir de aquí hasta que anuncie mi visita a su jefe y procure no pasarse de listo 
o le pongo en evidencia, puede que sea el próximo en estar a la cola, usted decide.
No tardo en ser atendida por el mandatario y como esperaba tendría que jugar bien sus cartas.
Se escucharon bramidos, gritos y algún que otro golpe en la mesa, de pronto el silencio, un 
mutismo ensordecedor, el crujir de la puerta dio paso a su persona enfundada en un traje mil 
rayas y melena al viento, bella, femenina hasta aturdir, sonriente y vencedora.
¡Lo había conseguido!
Tenía la autorización para volar sola una mañana de Abril, sin paquete alguno que 
adornase su figura.
Copyright Fini López Santos.