domingo, 30 de noviembre de 2014

Serie... Confidencias VIII

Paseo de los tristes - Río Darro - Granada
Fotos autoría: Choni Anastasio



Duele. Esa es la palabra de hoy, amor.
Me invade una tristeza fantasma, como ese cielo que a veces 
oculta las nubes de lluvia.

Me gusta cuando me desnudas, a la vez que me causa pudor, 
hoy te desconozco, voy cautivando tu alma con paciencia, sabedora 
me voy adentrando en tu corazón, en ti, sin acoso. 

Soy para ti un libro abierto, dices, letras para ti ya leídas, más, 
no me importa, soy contigo alma libre y quisiera serlo para 
gritar tu nombre. ¡Ilusa! 

Deja que fluya el amor por tu cuerpo, libre como el agua bajo el 
puente, funde tu alma con la mía y haz que en ese momento el 
mundo se detenga para regresar extasiados en uno solo. 

Amor, ahora mismo tengo un miedo metido en el cuerpo sin saber 
porque ¿A que me olvides? No es que no te quiera cuando hablo de 
miedos, perdóname, ya ves, me comporto como una niña. 

Parece que estoy diciendo tonterías pero no puedo callarme, porque 
me angustia pensar en estas cosas. ¿Cuándo se nos quitaran las penas? 
¿Cuando amor, cuando? 

Beberé cada lágrima de tus ojos con mis besos, no te preocupes, todo 
saldrá bien, compartir las penas hace que me sienta mejor ¿Ves? 
Y serás mi guía en el cansado caminar de este otoño… 

Copyright Fini López Santos
















jueves, 27 de noviembre de 2014

Tango

Semana 48 de 52
Palabra - Tango
Fotos de mi autoría


Se quedó mirando el llamativo rótulo
-Academia de baile-
Y pensó… ¿Por qué no?
Toda su vida estuvo dedicada a los demás,
ahora, el tiempo se lo dedicaría a ella.
Se puso frente a él como un juego,
era el partenaire que le había designado
el profesor, se sintió extraña.
La mano resbalo entre sus dedos, su brazo
la rodeó con firmeza, delicadamente,
hasta quedar unidos en abrazo estrecho,
ella le sostuvo la mirada…sin verlo.
Comenzó la caminata tan juntas sus caras
que le pudo susurrar al oído… déjate llevar,
y ella dejó hablar a su cuerpo
en aquel acompasado tango.
Entre gancho y gancho una quebrada
una barrida con boleo y después vino el ocho
cortado y en la improvisación llegó el último compás.
Se sintió sensual, vivaz y seductoramente
dejó sentir los movimientos de su cuerpo lleno
de armonía impregnándose de la cadencia de aquel tango.
Sintonía de movimientos, sincronización perfecta
anhelos olvidados retomando el calendario
desgastado de una “Garganta con arena”.

Copyright Fini López Santos.






Más tangos en 
http://palabrasdesindel.blogspot.com.es/


Besos mil












sábado, 22 de noviembre de 2014

Serie... Confidencias VII

Playa del Pinet-La Marina-Alicante



No te hablo mucho de lo externo hoy, amor. Ya lo haré. 
Tengo tanto que decirte que me pregunto si podré contarlo en 
una sola vida. Amor, no quiero ser una sombra en tu vida.

¡Qué dolor no poder correr a tu lado a preguntártelo! Si tengo la 
suerte de tener tu felicidad, bendito sea mi amor para ti, pero si es
dolor lo que te traigo, yo te ayudaré a salvarte de mí si es necesario.

¡Mira que esto que te digo me esta doliendo mucho!
Sabes, yo te daré lo que necesites, mi amistad en todas las formas 
de relacionarse que existen, mi amor si lo deseas, mi compañía.

Pero el amor que siento por ti no cambiara en nada, tú para mí no serás
una sola cosa, serás algo más, un fuego mucho más grande
que la amistad que nos pueda quedar si así lo quieres.

Te amo por encima de todo egoísmo, de todo límite, te amo a ti.
No puedes ser solo una finalidad, mi vida, a estas alturas de nuestra 
relación por muy deteriorada que esta, esté, eres mucho más.

Usaré todas mis energías para acompañarte, alegrarte, hacerte 
sentir y… amarte, amarte mucho y jugare a inventarte en cada beso.
¿Te acuerdas amor? ¡Son tantos los recuerdos!

Te hable de un viaje juntos, tú y yo, para romper límites mentales, 
emocionales, una escapada al mar, sí, siempre cerca de ella, y abandonar 
la oscuridad que te aferra y te limita, ocultando tu verdadera identidad.

-Tenéis permiso- repetía guiñando un ojo de largas pestañas aquella
ola descarada y juguetona. Y nos adentramos en un vals de sensaciones 
más haya del límite de la razón y la coherencia. Y me miraste.

Dejamos que la brisa acariciase nuestros cuerpos sintieron la tibieza
del momento y descubrimos, cómo la luna coqueta al llegar la noche
se empolva la nariz en el reflejo de sus aguas. Y se enamora.

Copyright Fini López Santos


Fotos de la red
La Marina-Alicante






jueves, 20 de noviembre de 2014

Serie...Confidencias VI

Fuerteventura
Foto cedida por Maria Gonzalez



Feliz, feliz cuando te veo, cuando recibo tu visita, después, ausencia.
Todos los momentos de soledad tienen para mí tu profunda y sutil
presencia y pienso qué camino tomaré a tu lado.

Caminaremos bajo el sereno cielo de un amanecer, donde la luz 
del sol te regale su reflejo, no me acostumbro, amor, 
te percibo en todo lo que veo, siento, oigo.

El sueño de hoy es seguir amándote, sería demasiado cursi 
imaginarte en un lugar determinado, tú, tan sensual, tan pasional 
sí amor, así eres tú mi vida. ¡Cómo te amo!

Te imagino conmigo donde quiera que vaya, el día menos pensado
veremos juntos esos paisajes de sublimes arco iris que también 
conoces, de colores que enamoran, como solo tú los pintas.

Amor, a ti te debo mi voz en cada letra, cada beso en el tiempo
hace más grande el mundo donde mejor puedo besarte,
tú sabes de estas pequeñas cosas, sentimiento puro, ternura.

Aunque digas que no, sabes querer, querer y mucho, amor.
Necesito sentirte en mí, disfrutar de esa brisa juguetona que une
y enmaraña juntos nuestros más profundos pensamientos.

Amémonos mucho, mucho, porque nuestro amor se lo merece todo,
ábreme vida, déjame entrar, que esta distancia me mata,
déjame entregarte mil susurros, déjame amarte.

Copyright Fini López Santos



Valleseco-Gran Canaria
Foto cedida por Pilar Guerra


miércoles, 19 de noviembre de 2014

Justo entonces

Fotos de la red




En el letargo profundo sucumbo
al olvido de tu presencia,
silencios en los aledaños
de una nostalgia acuciante
llenan de desvelos
la torpeza de quererte,
y es ese momento
en el que toda posibilidad
de cordura se desvanece,
una a una las mariposas
dejan de revolotear dentro
de mí, para añorar rotas promesas
recuerdos efímeros de olvidada lealtad.

Copyright Fini López Santos











lunes, 17 de noviembre de 2014

Al infinito

 Semana 47 de 52
Palabra - Infinito
Fotos de la red 


Tómame como me gusta
con un sin fin de caricias
cual más atrevida

que nuestras bocas
sean pura alquimia
cuando se mezclen las salivas

que tu lenguaje
de palabras silenciosas
lleve a mi piel al límite

que se fundan nuestros cuerpos
en la mejor postura
del más ardiente kamasutra

como tú sabes…tómame
con un orgasmo hasta el infinito
que rasgue el aire con mi gemido.

Copyright Fini López Santos








http://palabrasdesindel.blogspot.com.es/
Más Infinitos en el blog de Sindel



Besos...besos...besos.


sábado, 15 de noviembre de 2014

Serie...Confidencias V

Casillas del ángel-Fuerteventura
Foto cedida por Maria Gonzalez




Creí olvidarte, pero no es así, sigues en mí arraigado como la 
hiedra, hoy, me siento con más ganas de hablarte.
Que sepas que a mas separación o distancia, mas
ganas de estar lo más lejos, en lo más cerca de ti, siempre,
tú me entiendes, lo sé.

Ahora, momentos de silencio…pero, te sigo amando por todas partes.
Yo, seria, con mirada triste, voy encendida por dentro con 
la nueva lucidez aprendida.
Cuantas veces, gracias tengo que darle a quien hace sentirme así… 
¿Lo conoces tú?

Dile, que de la separación saco más motivos para amarle 
y esperarle siempre, estoy viviendo entre dos horizontes, el que 
puede verse, ya siempre mío y el que tú has agregado a mis días.
¡Sabes! Intento distraerme de ti, pero, contemplo el horizonte y apareces 
tú, me faltas amor…ni leer, ni pensar, ni pasear, todo me desgana,
los renglones de cada libro solo reflejan tus ojos.

Cuando paseo, veo el mismo suelo que pisamos los dos y pienso:
“Ahora recordara esto, ahora mirará aquello, bueno tú me entiendes.”
Te imagino caminando entre la gente como uno más y hay estás 
tú y me miras tiernamente…fantasías, solo fantasías llenas de nostalgia.
Así amor, no sé ya si el mundo eres tú, pero aun así, siento el
gusto de vivir en la locura de amarte.

Cuando te escribo, me sorprendo a mi misma porque siento 
con más profundidad, lo que es para mi el amor y yo, amor de mi alma,
tiemblo al soñar nuestros cuerpos, es así,
mi corazón late tan fuerte que se abre camino hacia el amor,
que es todo lo que siento por ti.

Si tú quieres que te acompañe en esta andadura nuestra, y en este 
silencio que reina, amor, mándale toques mágicos a mi alma, y abriré
el jardín secreto que deseo compartir contigo.
Escribo pensando en ti, ojala me sintieras tuya, junto a ti, en esos 
momentos en que te siento vibrar.

Amor, tienes la llave del jardín secreto de mi alma, llegas a mí 
como un soplo de aire en forma de caricia y en el mismo instante 
en que la recibo rozando mi cuello, perdiéndose en mi espalda
me desinhibo de toda cautela y te deseo. 

Tengo que escribirte amor, lo entiendes ¿Verdad?
No me perdonaría callar lo que siento, callar lo que 
te amo, aunque me duela el abandono.

Copyright Fini López Santos



Caleta de Fuste-Fuerteventura
Foto cedida por Maria Gonzalez 

viernes, 14 de noviembre de 2014

Entregada por un beso






Tienes embrujo en tus labios,
será que te miro y me embeleso
escuchando tus palabras cantarinas
llenas de encanto y gracejo.
¡Como no ser mí espejo!

Habla, dime: te escucho.
Deja que te mire ¡Te susurro!
Haré tus palabras mías
como el aire que respiro,
como el perfume en tu cuello, cautivo.

Y enamorada te entretengo
y entregada te beso
y me escondo a tu lado
y te deseo como antaño
y me refugio al amparo de tu abrazo.

¿Llego la estación del olvido?
No, es tu amor, el nuestro,
el que ensalza nuestras manos
ilumina nuestros ojos.
Tienes embrujo en los labios.

Copyright Fini López Santos



Fotos de la red



lunes, 10 de noviembre de 2014

Engaños

Semana 46 de 52
Palabra - Libertad
Fotos de la red



Ausencias, sueños rotos
mentiras y olvidos.
Tinieblas, opacas luces
se reflejan en las calles
mojadas de llantos.

Engaños, maltratos,
gélidos fríos sin abrigo
hambre, estómagos vacíos,
la Libertad espira ahogada
si ella muere…no queda nada.

Copyright Fini López Santos







http://palabrasdesindel.blogspot.com.es/


Besos libres.


domingo, 9 de noviembre de 2014

Risas


Una vez más pude participar de un proyecto maravilloso, solidario y de gran humanidad que se desarrolla en 
La consigna es escribir algo con estas palabras como se indica más abajo, los animo a partipar, entrando al link están todas las indicaciones para hacerlo.


AMANECER LIBÉLULA ALFÉIZAR AZUL AGUA


Recordad:


1. No se cambiarán posición de las palabras
2. No se modificará género ni número
3. Máximo 100 palabras por relato

Mar Olayo




Foto de la red



En aquel festivo amanecer 
lleno de iluminadas sonrisas, 
te sentí libélula enamorada 
en el alféizar de mi ventana. 
Se tiñeron tus pupilas 
del azul de la mañana 
y fueron cascadas de agua 
clara, el tintinear de tus risas. 
Haces a mi corazón rejuvenecer. 

Copyright Fini López Santos


Desde la colina

Tamadaba
Foto: autoría J. Benito Pérez Díaz


Cae la noche y se torna lúgubre el ambiente, noto un nudo en mi garganta que hace que la respiración sea costosa; temiendo la asfixia por la densidad del aire. Cuántas veces habré pasado por este mismo lugar, sin sospechar lo tenebroso que puede llegar a ser el aspecto del bosque cercano a mi propiedad, adquirida cuando yo era feliz, cuando disfrutaba de la compañía de Samuel, mi fiel compañero y amigo.
Aquella tarde de verano, cuando Samuel llegó a la casona que habíamos adquirido con tanto esfuerzo, algo me dijo por su semblante, que habían problemas. Nunca imaginé que fuesen de ese calibre.
Samuel estaba enfermo, mortalmente enfermo.
Su temple para contarme todo al detalle, me dejó fría, inerte, no entendía nada. Mas tarde comprendí que se trataba de una coraza para no verme sufrir, con uno que lo hiciese según el, era suficiente.
Le habían diagnosticado un tumor, en la parte izquierda del cerebro, con una metástasis avanzada, no se podía extirpar. Lo más duro fue cuando dijo: tengo dos meses para dejar todo atado y bien atado, no quiero que tengas luego problemas de ningún tipo.
Con un arrebato de cólera, me puse a llorar maltratando con mis puños su pecho; me derrumbe suplicando amargamente que todo aquello no fuese verdad, si no una broma del destino. No fue así.


Valleseco-Canarias-España
Foto: autoría Cándido Rodriguez Diaz


La casona está situada al final del bosque, el único acceso posible para llegar a ella es un viejo sendero abandonado que debieron utilizar también los antiguos propietarios y con el, una barca desgastada y podrida, inservible para navegar río arriba y así acortar la distancia entre la casona y un poblado habitado por indígenas amables y curiosos.
Todo empezó a cambiar, desde que instalaron a orillas de la laguna. Sus moradores parecían gente extraña. Tuve la misma sensación que el fatídico día en que Samuel marchó. 
Una noche, en que distraída caminaba pensando en mil cosas de regreso a casa, me sobresaltó un grito despavorido que lleno el aire con su eco. El primer impulso fue echar a correr como alma que lleva el diablo, pero mis pies quedaron anclados en aquel camino rudo y angosto.
Fue tal el sobresalto, que el corazón se desbocó en mi pecho. De pronto, una sombra hacha en mano, corría tras una niña con no más de quince años. Me escondí tras unos arbustos y pude tranquilizarme al verlos desaparecer camino del río. Aquella noche ya en la cama, me fue difícil conciliar el sueño al recordar lo vivido.




Los chorros de Firgas- Canarias- España
Foto: autoría Cándido Rodriguez Diaz


A la mañana siguiente el sol llenaba el camino y las sendas adyacentes, los árboles recobraban vida y las aves como si de un paraíso tropical se tratase revoloteaban alegres y cantarinas ajenas a las sombras escurridizas de la noche anterior. Me admiraba la paz que se respiraba en aquel lugar, la belleza de aquel pedazo de tierra, todavía por suerte desconocida. 
De nuevo escuché aquel grito aterrador; esta vez repetido varias veces en el silencio de la noche y pude ver con toda claridad a los personajes de aquella tétrica puesta en escena. 
Algo me decía que escapase dejando tras de mí aquel telón oscuro, pero al intentar alejarme una voz a mi espalda sonó como un susurro… 
-¿Tienes miedo? 
Giré sobre mis talones como impulsados por un resorte y pude ver unos ojos maléficos en una cara descuidada y sucia. 
Al despertar, mire a mí alrededor pensando que quizá fuese todo un mal sueño, pero cual fue mi sorpresa al descubrir que aquella no era mi casa, el miedo de nuevo acudió a mi cuerpo, esta vez, envolviendo mis manos en un sudor frío y desagradable. Mis ojos recorrían cada rincón de aquella habitación desconocida, a los pies de la cama, sentada en una vieja silla, había una niña de mirada ausente y serena, vestida con harapos, por un momento me pareció la cenicienta del cuento. 
¿Estás mejor? –me preguntó- 
Cuando mi hermano te fue a saludar te desmayaste. 
Había tanta tristeza en su voz, que al hablar era como un suspiro y sin saber porqué, sentí una profunda pena por aquella niña de ojos escurridizos y tristes.




Barranco de Azuaje Firgas-Canarias- España
Foto: autoría Cándido Rodriguez Diaz


Me contó que eran una familia de actores a los que la vida no había tratado muy bien, deambulando de pueblo en pueblo con sus miserias a cuestas. 
Su hermano, bastante mayor que ella, durante una arriesgada aventura en los Montes de Cárpatos, tuvo un lamentable accidente, a raíz de aquella lesión, tenía con frecuencia continuos y extraños cambios de humor y de personalidad. 
Ya restablecida, la niña me acompañó a casa y se despidió de mí, como si nunca más volviésemos a vernos. ¡Qué raro era todo! 
Quizá mi cerebro me estaba jugando una mala pasada, quizá tanta soledad no era buena. 
Se terminaban los días de exilio voluntario en aquellas tierras hermosas, que me habían cautivado el corazón al igual que sus gentes, quería quedarme en aquel lugar…estaba indecisa, sola, sola no…Samuel estaba allí. 
Una noche de espesa niebla, en que apenas se veía la línea del angosto camino, creí ver a la niña arrastrando su frágil cuerpo como si agonizara. 
Me agaché con intención de ayudarla y tropecé con algo duro y frío, parecía un trazo de pesado metal, era un hacha oxidada con manchas visibles de sangre ya seca y restos de tela que me eran familiares. De la niña, ni rastro. 
Nunca se supo la verdad de aquel misterio, nadie denunció ningún crimen. Pero, estoy segura de que lo hubo, tan segura como que todos los años por aquella fecha intuyo entre la niebla el frágil cuerpo de aquella muchacha, como alma en pena en busca de paz y sosiego.



Calderetas Valleseco-Canarias-España
Foto: autoría Candido Rodriguez Diaz


No volví a mi ciudad, me quede para siempre en aquel paraíso desconocido por la gran mayoría y no por ello, menos cómodo, hermoso y cálido. 
Los años no pasan sin dejar huella, hoy soy una feliz anciana, lejos de la civilización ruidosa y contaminada. 
Al atardecer desde la colina donde se levanta la casona, admiro con amor el huerto que yo misma cuido con estas manos, llenas de arrugas bellas, curtidas por el sol y una vez al año, como un rito hermoso y solidario, enciendo en el alfeizar de la ventana, una luz como símbolo de paz y amor, con la intención sirva de guía a aquellos que no encontraron el camino para el descanso y la vida eterna. 

Copyright Fini López Santos



Calderetas en otoño
Valleseco-Canarias-España
Foto: autoría Cándido Rodriguez Diaz

viernes, 7 de noviembre de 2014

Temple

Fotos de la red



Fuiste bordón de guitarra
en expertas manos,
seguidilla y lamentos
desbordaron tu alma
rasgando la voz por momentos,
y mueres cual cigarra
fundiéndote en sus requiebros.

Como en una pizarra
fue dibujando bocetos,
sombreando recovecos
y perfilando tu cara
en dormidos labios,
amor desgarrado amarra
tequieros que dejó olvidados.

Y absorto en su mirada
te vencen sus quejidos
de besos escondidos
en temblorosa boca,
cante jondo de labios confundidos
dulce muerte que a tus ojos se abandona.

Fuiste bordón de guitarra…
dedos temblorosos
recorren tu alma.

Copyright Fini López Santos.





martes, 4 de noviembre de 2014

La mitad

Semana 45 de 52
Palabra - Mitad
Fotos de la red



Penas enquistadas
inundan su pecho
incrustadas a destiempo.

Esas maneras suyas
dibujan fronteras en el lecho
infringiendo castigos al cuerpo.

¡No me quieras tanto!

Y llegaron tiempos de sequía
menos caricias, pocos besos
y se perdían los tequieros
en la mitad del olvido.

Quiéreme menos…

El se fue alejando en demasía
entregándose por entero a otros
labios…nuevos abrazos
de falsos Cupido.

Y ella enterró sus recuerdos.

En aquella árida soledad 
creció de alguna palabra suelta
y muchos besos robados.

Él no quería solo la mitad
de ella, la quería toda de fiesta
y feliz se acunó en sus brazos.

Copyright Fini López Santos




Mas mitades en el blog de Sindel.
http://palabrasdesindel.blogspot.fr/



Besos Alicantinos