lunes, 24 de septiembre de 2018

No respiro... y mi cuerpo se abandona.

Foto de la red



Un escalofrío recorre mi espalda
desconcierto y desvarío al unísono
me trastoca. No respiro.
Los ojos entornados y un tic
en mis manos ansiosas
desespera mi cuerpo.

Se tensan los músculos
y un sudor frío
perla mi piel desnuda.
Un desesperado gruñido de gozo
pugna por salir de mi garganta
al límite del éxtasis.

Eres tú, si…
Y mi cuerpo se abandona
a tu recuerdo en el sopor de la noche.

Copyright Fini López Santos.








5 comentarios:

  1. Recuerdos tangibles, realmente precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. En el misterio de la noche ocurren muchas cosas, que no sabemos...Pero, nuestra intuición presiente ciertos recuerdos y presencias, que se hacen presentes...La sincronía existe y todo es posible, aunque nuestros ojos no lo vean...
    Un poema inspirador y mágico, Finita.
    Mi abrazo y feliz semana, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Sensaciones llenas de sensualidad que se trasmiten en todos tus versos en el transitar de la noche, con toda la finura que siempre tiene tu pluma.
    Felicitaciones Fina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Unas excitantes letras amiga, versos que saben a besos, miles de sentires llenan de esencia este bello poema. Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Tus versos nadan en el mar de la pasión, son instantes máximos de amor, ese amor descrito de manera sutil y místico.
    Un calido abrazo.

    ResponderEliminar