lunes, 2 de noviembre de 2015

El tirachinas

Contando 53 semanas - Semana 45 de 53
Palabra - Nido
Fotos de la red



Miraba a través del cristal con sus pequeños ojos
embelesada ante el brillo de aquel objeto sobre
la cómoda, eran su debilidad, cuanto más
brillante más le llamaban la atención.
No importaba el valor, sólo el llamativo
reflejo de su color.
Vestía con elegancia en blanco 
y negro iridiscente.
Era esbelta, astuta y algo 
común en su especie, inteligente.
Tan absorta estaba maquinando como 
entrar, que olvidó vigilar y cubrir sus espaldas.
Sintió un golpe certero, seco, la vida se le escapaba
por el pico y quedó dormida en el alfeizar de la ventana.
Quedó lleno de tesoros el nido junto a sus pichones desolados.

Copyright Fini López Santos






Más nidos en el blog de Sindel
http://palabrasdesindel.blogspot.com.es/



Gracias

44 comentarios:

  1. Y no es avaricia, es interés por el brillo y el oropel. Tengo un tirachinas muy parecido a ese pero no lo uso contra aves, ni nada que se mueva, es mas un objeto de recuerdo. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos interesamos por cosas banales perdiendo interés por lo real.
      Un abrazo preciosa.

      Eliminar
  2. No me gustan esos aparatos, ni nada que sea para dañar a los animales. Muchos niños lo hacen como un juego, para mí es pura perversión.
    Tu poema a pesar de su belleza y sutileza es muy triste, me ha quedado una sensación de impotencia absoluta.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos entretenemos en la apariencia olvidando el verdadero valor de las cosas.
      Un beso

      Eliminar
  3. Muy interesante perspectiva del nido y el abatimiento. La destrucción y la muerte giran entorno al texto. Me ha gustado mucho, las fotos amplian la idea y la refuerzan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por detenerte en este mi humilde blog. y dejarme tu comentario.

      Eliminar
  4. Quien busca aquello que no le pertenece a veces puede llegar a este cruel destino.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Musa, tu poema-relato nos deja paralizados y nos damos cuenta de que a veces buscamos la belleza y el brillo de lo material y nos olvidamos del tesoro más grande, que tenemos en nuestro hogar...
    Mi felicitación y mi abrazo de luz, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos deslumbran las luces de neón y dejamos la luz de la vela.
      Un abrazo amiga.
      Finita

      Eliminar
  6. ¡Cuantas urracas existen en la vida

    ResponderEliminar
  7. De pequeña, muchas veces vi al los niños utilizar el tirachinas, no era agradable, pues lanzaban las piedras contra los cristales y a veces a los pájaros que había por los árboles.
    Un abrazo Musa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien lo inventó sabía su utilidad, como su nombre indica... siguen perdiendo los indefensos.
      Un abrazo Conchi

      Eliminar
  8. Ay que triste, aunque hay un mensaje en tu bello poema. Dejo sus tesoros en su nido por atirancia al brillo de la tirachina. Me ha dejado un sabor amargo el final.
    Un beso Finita..Siempre es un placer venir a tu casa y leerte
    Céline

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es triste el final cuando hay polluelos por medio.
      Un beso preciosa.
      Finita

      Eliminar
  9. Un poco triste aunque sea merecedora de castigo, y el final deja en la boca un gusto amargo.
    La construcción del poema és perfecto para mi gusto. Un abrazo fuerte, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montserrat por tus palabras, me animan.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Muy triste el final. Me ha recordado la vida actual, con los humanos. Cuantos dejan la vida por el dinero, por lo que brilla. Los que pierden la vida vendiendo la droga y se matan entre ellos. Sé que no tiene nada que ver, pero, me acordé de algo que paso hace 3 dias en francia.
    Los niños, los adolescentes, hay que protegerlos.
    Un beso Finita. Mucho gusto leerte
    Josy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bonito de un escrito, puede llevarte lejos en la memoria, inclusive donde uno no quisiera. Gracias mil Josy. Besos
      Finita

      Eliminar
  11. Que triste perder la vida tan tontamente, dejando sus crias en el nido.
    Hay que proteger el nido, siempre, nunca dejar a sus hijos solos. Ese tirachinas le fué fatal.
    Muy bien escrito hermanita. Aunque el final es triste.

    Un beso.
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La curiosidad a veces trae malas cosas.
      Besos preciosa.
      Finita

      Eliminar
  12. Triste y tonta manera de dar final a una vida!...sólo el hombre es capaz de algo tan cruel.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deja de ser un arma en manos del hombre.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Es inaudito el comportamiento del ser humano. Es un poema triste que destaca las fechorías, la ignorancia del peor enemigo de nuestro planeta tierra.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que saber la versión de las dos partes :-)
      Besos

      Eliminar
  14. Peligroso artefacto en manos inexpertas dan lugar a hechos tan sencillos como este aunque triste, como triste tu maravilloso poema que tejes con mucha sutileza. Los brillos siempre deslumbran y distraen...
    Muy precioso Musa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda, gracias.
      Cierto, todo es una bomba de relojería en manos inexpertas.

      Eliminar
  15. Desde muy pequeños nos abocamos en la tarea de inculcar a nuestros hijos el amor a la naturaleza
    Me has conmovido
    Cariños Musa !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces un juego puede acarrear desgracias.
      Cariños Marta

      Eliminar
  16. Que triste final. La curiosidad puede ser fatal, nunca debemos apartarnos del nido. Muy bello Finita
    Un besito de Sophie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sophie, hay veces que los caminos se tuercen.
      Un beso
      Finita

      Eliminar
  17. Pobre urraca, ella tan ufana...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Días atrás he hecho varias intentonas para llegar hasta tu espacio y no me dejaba acceder a leer tu poema, no me digas lo que pudo haber pasado.
    Como a mí siempre me gusta visitar a todos aquellos que han dedicado un tiempo en dejar unas letras en mi espacio, he vuelto a intentarlo ahora y me encuentro con un bello poema que, aunque triste, no se separa de la realidad.
    Desde mi ventana contemplo todos los días un árbol con un nido de urracas, en primavera crían y las veo ir y volver trayendo comida en el pico para alimentar a sus polluelos hambrientos.
    No siempre regresan, confiemos que uno de los miembros de la pareja quede para seguir alimentando al fruto de su amor que permanece en ese nido.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro infinitamente que hayas podido entrar, agradezco tu constancia.
      Confío en que cada primavera puedas seguir contemplando esa belleza de nido.
      Cariños y abrazos.
      Finita

      Eliminar
  19. Es triste pero muy cierto. Si nos molestásemos en educar en la conciencia y el respeto a la naturaleza no se darían capítulos tan desgarradores como este. Normalmente a pocos metros de la carretera suelo ver a malnacidos con escopetas que en su día empezaron con tirachinas ejerciendo su (llamado por ellos) deporte de la caza. Disfrazar un asesinato de un ser vivo con palabras no te da la razón y te priva de argumentos.
    Me encanta leerte amiga. Muchas gracias por no haber estado a mi lado.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a ti Karras, no importa el error, solo sobra el "no", pero no por ello voy a quitar tu comentario. Mientras sigas siendo tu, te seguiré.
      Besos

      Eliminar
  20. Que triste poema Finita. Me gusta observar los nidos, es todo otro mundo
    te deseo un feliz fin de semana
    Besos de Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente para ti preciosa, feliz finde.
      Besos
      Finita

      Eliminar
  21. Ay! Qué penita!! Me vino a la mente una canción de María Elena Walsh, que decía:.. "al que mata a los pajaritos, le crece en el corazón, una barra de hielo negro, y un remolino de dolor"
    Un poema triste, que deja ese tono de desolación, esa misma que acariciará a esos pichoncitos huérfanos. Bellamente escrito, a pesar de la realidad que cobija ese nido.
    Besos!!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil por tus palabras y tu visita.
      Me encantó la letra de la canción...la buscaré.
      Besos
      Finita

      Eliminar
  22. Que tengas una buena semana y que puedas decir buenos días...por mas que no lo sean
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena semana Marta, igualmente para ti.
      Cariños y abrazos.

      Eliminar