martes, 1 de noviembre de 2016

No se dejan oír

Contando semanas - Semana 44 de 52
Consigna - Pasajeros


Hace tiempo que observo mis campos 
y calles con ojos tristes, incrédulos,
no veo gorriones ni mirlos, desaparecieron…
les gusta vivir en paz sin estruendos ni sobresaltos.
El sonido atronador del tráfico rodado junto a los 
bocinazos y discotecas móviles con ventanillas bajadas, 
ahuyentan a las aves urbanas.
Y es que al menor descuido, ni en el campo se está tranquilo.
¿De qué sirve una reunión de amigos si tenemos sordos los
oídos y contestamos con sonrisa de idiotas a unos labios
móviles que no entendemos?
Ya no se escuchan los trinos del jilguero, el pardillo 
y el verderol, quizá sea transitorio, hoy el
canto que se escucha es el chunta-chunta enloquecedor
de un endiablado instrumento que atonta al más pintado.
Y es que somos pasajeros con vuelos programados
que nos adueñamos hasta de la naturaleza.
Si algo bueno les queda a mis entrañables aves 
son las incursiones con cautela buscando migajas 
para alimentar a sus pichones, ni en su hábitat
natural las respetamos.
Gran depredador es el hombre.

Copyright Fini López Santos






Más pasajeros con Sindel
http://palabrasdesindel.blogspot.com.es/



Gracias

30 comentarios:

  1. Es cierto, el ruido ensordecedor del ser humano es aniquilador.

    Besos preciosa y pasa una linda noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linda noche para ti también Rosana.

      Besos.

      Eliminar
  2. Un ruido molesto que no nos deja comunicarnos ni escuchar los sonidos de la naturaleza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ese ruido que a veces nos alejan de la naturaleza y de aquello que nos da paz.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, nunca aprendemos. Tendríamos que respetar más a la naturaleza y sus bellezas. Menos mal que somos pasajeros y cada tanto le damos un respiro.
    Hermoso poema. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni respetamos, ni valoramos lo que tenemos.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Los ruidos nos alteran, y también a la naturaleza.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ruido lo altera todo.

      Un beso preciosa.

      Eliminar
  6. Que gran verdad !!!!! No sabemos respetar a la belleza que es la naturaleza.
    Muy guapo el poema hermanita.
    Leyendo tu poesia, he podido oir cantar los pajaros
    Un beso, buenas noches
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo lo compra el dinero hermanita, cada vez menos arboles y menos paz.
      Besos preciosa.
      Mil gracias.

      Eliminar
  7. Estos tiempos han cambiado incluso la vida de los pájaros.

    ResponderEliminar
  8. Hola Musa, comparto tu opinión totalmente, me agobia la música alta, las personas que hablan a gritos, el mucho tráfico con el consiguiente ruido de motores y bocinas etc... Con lo agradable que es escuchar la naturaleza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que seas de las mías.
      Un abrazo Conchi.

      Eliminar
  9. Qué bello poema! Y cuanta razón... Adoro a las aves!
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no emigren a otros lares donde se les respete y nos dejen sin sus trinos.

      Besos preciosa.

      Eliminar
  10. Debo decir que en ese sentido soy una persona con suerte, vivir en un pueblo entre las montañas tiene sus ventajas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Un bello poema, donde nos hace reflexionar hasta cuándo debemos profundizar que los animales del planeta necesitan también de su hábitat.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y del respeto, estamos dejándolos sin hogar.
      Besos

      Eliminar
  12. Hola Musa,no puedo estar más de acuerdo contigo,,con lo agradable que es escuchar una bonita melodía y lo bien que se siente una respetando la naturaleza.
    Muchos besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen fin de semana Teresa, gracias por tus palabras.
      Besos amiga.

      Eliminar
  13. Pues Fini, te leo de vuelta después de haber pasado el pasado puente en la comarca del Moncayo y allí no han llegado aún pervive la naturaleza, subsiste a esos embates de los humanos que, como cada vez abandonamos más esas tierras, espero sean una reserva que nos permitan reconciliarnos con la vida de verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte Juan Carlos, me alegra enormemente, yo también lo deseo.
      Besos.

      Eliminar
  14. Precioso homenaje le haces a los pajarillos que a la vista está que los adoras.
    Cierto todo lo que dices en tu hermosa obra. El hombre todo lo contamina, y cada vez más, nuestros oídos están atrofiados de oír tanta incongruencia y necesitamos el gorjeo melodioso de estas avecillas tan entrañables.
    Me encantó leerte Musa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil por pasar Elda.
      Buen fin de semana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Hola, por fin puedo entrar en tu blog sin problemas, y me ha encantado leer este poema de hondo contenido.Es penoso ver gente en medio de la Naturaleza, distraída con el móvil, ajena los paisajes y al canto de los pájaros.Tengo un poema sobre este tema pendiente de algunos ajustes.
    Admiro y comparto tu sensibilidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fanny por tus palabras, espero que no vuelvas a tener problemas.
      Un abrazo.

      Eliminar