sábado, 6 de febrero de 2016

¡Recuerdas!

Foto de la red

Publicada en el libro
"Años maduros"



Tu olor único e irrepetible
como océano de margaritas blancas
anda removiendo miserias
de caricias ya desgastadas
cuando en mi pecho las golondrinas
anidan tejiendo calmas.

Aquellos años maduros
llenos de nostalgias
tornaron frágil la figura
armónica y melodiosa
de primaveras desgastadas.

Y se cubrió de inviernos nuestro tiempo
lleno de flores marchitas, agua estancada
que aun consigue estremecer el cuerpo
robando nuestra silueta, la imagen del espejo.

Detengamos el tiempo que nos queda
testigo mudo de tu amor y el mío
para saciar la sed de mis besos
y en tu cuerpo dormir tranquila
lleno de miradas que atenazan mis ganas.

Copyright Fini López Santos






10 comentarios:

  1. Es precioso, el amor nunca muere, la pasión, el arrebato y el erotismo dejan paso al cariño y la adoración. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis disculpas por no contestar...Un abrazo

      Eliminar
  2. Una belleza de poema como todos los que te he leído. Finos versos, elegante en el versar y con ese amor que impregna todos los recuerdos, con imágenes muy seductoras.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, disculpa por no contestar...Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es bueno rescatar esos recuerdos invernales y estancados para darles un aire primaveral...El tiempo no exixte y todo permanece en nosotros, si seguimos sintiendo y viviendo con intensidad, amiga...Hermoso e inspirador poema.
    Mi felicitación y mi abrazo grande.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil disculpas, olvide contestar. Un abrazo.

      Eliminar
  4. En los recuerdos mantenemos vivos todos esos momentos en que nos hemos entregado en cuerpo y alma y que a pesar de la distancia siguen estando presentes y cercanos a el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Con los años,en el amor se pierde el ímpetu de la juventud, no por eso deja de haber pasión y erotismo, más sosegado y tranquilo pero la llama sigue ardiendo.
    Hermoso poema Musa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conchi, perdón, olvide contestar.
      Un abrazzo.

      Eliminar