martes, 14 de julio de 2015

La magia del corazón

Contando 53 semanas - Semana 29 de 53
Palabra - Optimismo



Aquel verano iba a ser distinto.
Venía de un campamento de refugiados, a sus ocho años conocía 
muy bien el dolor de la indiferencia.

Llegó del brazo de su ángel protector con una sonrisa amplia, limpia, llena 
de optimismo y positividad envuelta en una nube de ternura.

Cuando se sentó en el torno 
– una de las actividades del campamento de verano – 
y sus manos acariciaron el barro, un resplandor llenó la estancia, 
sus dedos acariciaban la materia prima con tanto amor, que sus piezas 
cobraban vida al ritmo de una danza de notas suaves y melodiosas.

Difícil explicar que tanta belleza fuera real.
Sus manos creaban lo que jamás vieron sus ojos.

Copyright Fini López Santos




Más optimismo en el blog de Sindel
http://palabrasdesindel.blogspot.com.es/



Mil gracias Sindel





20 comentarios:

  1. "Sus manos creaban lo que jamás vieron sus ojos"... Y es que a veces somos Arquitectos de sueños. Ellos están en nosotros y expanden sus alas, vuelan con ganas..

    Un abraz✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan lindas palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy hermoso... No todo puede ser malo en la vida, siempre vienen la recompensa feliz...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, después de la tempestad llega la calma.

      Besos mil

      Eliminar
  3. No hay nada para llamar al optimismo que una obra hecha con ilusión y disfrutar su resultado.

    ResponderEliminar
  4. Cuando dejamos abierta la puerta del alma y el corazón nacen de estos la esencia viva de aquello que hay en nuestro interior, creando formas y artes que son el origen de todo aquello que reside en ese rincón del alma que no encuentra su lugar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos de abrir más a menudo esas puertas.
      Besos

      Eliminar
  5. Cuando el niño descubre que puede crear con sus manos, siente la esencia de Dios en su corazón...Por eso el trabajo, cuando es vocacional dignifica y eleva al hombre...Y siente el optimismo de ser útil a la sociedad y la satisfacción de la obra bien hecha.
    Mi felicitación por tu bello y entrañable aporte, Musa.
    Mi abrazo de luz y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer leer tus comentarios, amiga. Gracias.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  6. La vida también tiene momentos de optimismo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sería de la vida sin ellos!

      Un beso

      Eliminar
  7. En nuestras manos cobran vida los sueños
    Bellisimo leerte
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu visita, Abu.

      Cariños

      Eliminar
  8. Qué maravilla! Una historia que emociona, que muestra el optimismo, el poder de nuestras manos para convertir en bellas todas aquellas cosas que a veces no lo son.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos forjadores de sueños...

      Besos mil.

      Eliminar
  9. Y es que, a veces, las manos tienen el poder de hacer aquello que el Alma siente.
    Bello, como siempre.

    Besos Musa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden ser el hilo conductor de nuestros sueños y deseos.
      Gracias por pasar.

      Besos Teresa.

      Eliminar